sábado, 7 de noviembre de 2009

YA SALIO EL NRO 68 EN SU 7MO AÑO DE VIDA CON ESTE Y OTROS ARTICULOS

CELEBRACION DEL DIA DE LA MADRE

Como todos los años, el pasado domingo 11 de octubre la Parroquia Armenia

Católica celebró el día de la madre. A las 11 hs. Mons. Pablo Hakimian celebró la

Santa Misa de Acción de Gracias por la intención de todas la madres de nuestra

Comunidad, quienes se acercaron a besar el Santo Evangelio.

Finalizada la Santa Misa los feligreses participaron de un almuerzo comunitario

con las exquisiteces de Koko’s Family.

La animación del almuerzo estuvo a cargo de Pedro Dakesian al teclado y el

canto de Pablo Kouyoumdjian.

Durante la tarde fue elegida la Madre del Año: la Sra. María Elena Arslangul de

Parsekian, que rodeada por sus hijos y nietos se acercó al escenario para recibir

el diploma de honor y un presente de parte de la Comunidad Parroquial. Con

emotivas palabras, la Sra. Arslangul agradeció ese nombramiento y

prometió seguir colaborando con la Comisión de Damas de la Parroquia.

En un ambiente familiar y de mucha alegría, terminó la tarde con algunos

importantes sorteos y la infaltable música armenia que hizo bailar a jóvenes,

niños y adultos.

FELICIDADES A TODAS LAS MAMAS - DIOS LAS BENDIGA POR SIEMPRE.

viernes, 10 de julio de 2009

DESCARGUE EL NRO 67. DE VARTANANK Y ENCUENTRE ESTE ARTICULO MAS OTROS DE SU INTERES.

UNA TORRE DE BABEL ARMENIA

Hace alrededor de cien años que cierta clase de armenidad mantiene un mismo enfoque, un mismo argumento referente a lo ocurrido con nuestros padres y abuelos durante el genocidio perpetrado por los turcos, lo cual me parece justo ya que es imposible olvidar, como borrar una herida que sigue sangrando.

La misma está desgastando nuestra energía positiva haciéndonos olvidar quienes somos en realidad los sobrevivientes de las diásporas y que patria pretendemos o, qué elegiríamos si es que tuviésemos elección. Se me hace que una patria en el exilio con muchos matices diferentes, interferencias de toda índole, resentimientos que aún vibran bajo nuestra piel de impotencia, no sería el camino que nos convendría a todos. A menos… a menos que descubramos un antídoto que nos cure el alma de impurezas generacionales que fueron acumulándose día tras día, así, durante casi cinco mil años. Me peguntaría si sería posible procurarnos una patria en remojo, figurativamente claro, paralela a la Oriental reconocida en la actualidad por Armenia, libre e independiente.

El dilema sería dónde figuraría y quién la comandaría… puesto que nos sobran generales y ningún recluta. Si las fronteras de Armenia Oriental, supuestamente, se abrieran con las de Turquía y la

otra hermana Azerbaidjan, nosotros los de las diásporas, ¿qué papel nos tocaría? ¿En qué teatro de variedades actuaríamos? Es posible que los hechos nos conviertan en turistas con cierta inclinación sentimental, cierto toque nostálgico, pero nada más, estaríamos igualmente condenados al extranjerismo amén de los tiempos.

¿Conocemos acaso las consecuencias de nuestras pretensiones con la hermana Turquía? ¿Nos devolvería acaso a nuestros padres y abuelos masacrados? ¿Nos reconocería como descendientes directos de ciudadanos turcos? ¿Nos indemnizarían por nuestros lindos ojos? Me pregunto: qué futuro estamos elaborando si no sabemos encarar lo esencial: purgarnos de la envidia, del desprecio y el resentimiento.

Apenas somos concientes de que somos deliberadamente ciudadanos del exilio y que nuestras raíces no están, ni nunca estuvieron en Erepuní, sino a miles de mundos, tradiciones y costumbres más lejos y, que nuestra Armenia es prácticamente inexistente salvo en nuestra perseverante e inviolable fantasía; la misma se perdió en la lejanía del tiempo. Incluso nuestra lengua difiere al del idioma estatal de la lejana Armenia Oriental. Somos armenios muy diferentes los unos y los otros y nuestro único parentesco radica en la desigualdad.

Si esa diferencia lograra convertirse en nosotros el sostén de nuestra meta común y cada cual entendiera que su deber es la de hermanarse con los demás, tendríamos una idea distinta de nuestra postura de navegantes de la incertidumbre como pueblo. Lo que se hizo hasta ahora fue mucho, pero es ínfimo con lo que nos queda por hacer. Tan solo fuimos golpeando el acero en frío con un machete de madera.

Algunos hermanos apuestan a que, hacer prevalecer el idioma es trascendental, otros piensan que lo primordial es hacer reverdecer nuestra fe religiosa y a otros les apasionan la política,pero más allá de todo; más allá de todo, es necesario tener un objetivo común consolidado en la solidaridad, en la comprensión, en el perdón, en la tolerancia, en el respeto, en la hermandad, en el amor y en la búsqueda de un futuro promisorio en forma conjunta.

Tengamos en cuenta que el dinero no ennoblece a las personas, más bien los desenmascara.Se acordarán de aquella leyenda de la Torre de Babel, pues bien, si seguimos pretendiendo alcanzar el cielo sin observar las reales necesidades de nuestra comunidad, temo que en la medida que nuestra torre vaya arañando la séptima nube celeste, nos cause aquello de la confusión Bíblica.

Por lo pronto, en cada interpretación que ejercemos con los de la vereda de enfrente, hallamos varias intencionalidades y, si seguimos en ese rumbo y a la deriva de las lógicas, nuestra intolerancia habrá de ser total.

Rupén Berberian

www.arteraymond.com.ar

E.mail: raymond_berberian@yahoo.com

E.mail : rupenberberian@hotmail.com

viernes, 20 de marzo de 2009

DESCARGUE UN NUEVO NUMERO DE VARTANANK Y LEA ESTE ARTÍCULO




A CUATRO AÑOS DE CUMPLIRSE UN SIGLO...
Esteban Ierardo escribe en www.temakel.com sobre el Genocidio Armenio:
“En los caminos se detenían los milagros. Los milagros de la vida del niño, la mujer, el hombre. El cielo podía brillar con luz diáfana y generosa, la brisa podía ser fresca, pero, cerca del polvo y la sangre, los inocentes caían. Masacrados. Estrangulados por el hambre, la sed. El oprobio.
La barbarie infinita. Los armenios sufrieron el horror extremo.
Fueron víctimas de un genocidio despiadadamente planeado por una fiebre demencial de la Turquía de fines del siglo XVIII y comienzos del XIX.
En un lapso de casi treinta años murieron cerca de 1.500.00 de armenios.
El propósito era impedir su independencia. Entonces, el desfalleciente Imperio Otomano apeló a una macabra variedad de formas de exterminio.
Luego de ser forzados a la deportación, muchos armenios eran fusilados inmediatamente luego de ser expulsados de sus aldeas o pueblos; otras veces, se obligaba a niños y mujeres a caminar inmensas distancias hacia el sur donde muchísimos morían, y, los que sobrevivían, se los internaba en campos de concentración como el de Deir ez-Zor, en Siria.
Allí, los cautivos padecieron indecibles sufrimientos y torturas. Los prisioneros eran sometidos al hambre, la intemperie, las progresivas enfermedades. O eran asesinados por los guardias sin la más mínima hebra de compasión.
Algunas veces, los armenios eran llevados hasta alta mar para después ser arrojados por la borda.
Los culpables nunca fueron condenados. El gobierno turco todavía hoy no reconoce oficialmente el genocidio.
Desde todos los lugares del planeta, el pueblo armenio aún expande con intensa regularidad la voz de la queja y del recuerdo. A esa voz queremos contribuir aquí, en este momento de Galerías históricas de Temakel.
Para ello presentamos un primero texto de índole general sobre el genocidio; luego un segundo texto de mayor precisión sobre la génesis del exterminio. Este último texto pertenece a una muy recomendable página para
todos aquellos que deseen profundizar su conocimiento respecto a la cruel vejación de los hijos de la tierra armenia.
Incluimos abajo el link para ingresar a este sitio; y luego, presentamos varias imágenes históricas de las víctimas
de una barbarie infinita. Que aún reclama paz y justicia. “
A estas alturas ya no hay nada nuevo que escribir ni decir sobre estos hechos, todo está dicho y las imágenes, muchas para poder evadirlas, son incontrastables, por eso nada debe caer en el olvido, por eso no debe dejar de reclamarse justicia.
El tiempo sigue pasando y el incomprensible y obcecado silencio se mantiene junto a la incomprensible negación
y a la modificación de los hechos históricos para pretender negar lo innegable.
Y cuando casi ha pasado un siglo seguimos preguntándonos: ¿Hasta cuando?.
Solo Dios lo sabe, nosotros solo sabemos que un minuto en el tiempo de Dios puede durar mil años, y un año de nuestra vida, puede ser solo un minuto en los tiempos de Dios. Nos resta seguir rezando por aquellos que sufrieron y bendijeron la amada tierra armenia con su sangre.

sábado, 14 de febrero de 2009

lunes, 26 de enero de 2009

DESCARGUE EL PRIMER NUMERO DE VARTANANK Y LEA ESTE ARTICULO



EN RECUERDO DE AQUELLOS QUE HICIERON TANTO POR ESTA PARROQUIA




En el marco de las celebraciones por los 84 años de la Comunidad Armenia Católica en Argentina y con la asistencia de numerosos miembros de nuestra Comunidad, el domingo 23 de noviembre de 2008, Monseñor Vartan Boghossian celebró una Misa en nuestra Iglesia Catedral.
Finalizada la celebración Eucarística, tuvo lugar un almuerzo durante el cual se homenajeó a aquellos miembros de la Comunidad Armenia católica que integraron los Consejos Directivos desde los inicios de la Comunidad en Argentina, dando de su tiempo, contribución y trabajo.
La jornada tuvo distintos momentos emotivos como por ejemplo, la presentación del Conjunto de Danzas Folklórica Armenias Narek, a pocos días de su recital anual, y del Conjunto Folklórico Pampa y Cielo.
Con la locución de Luis Sandjian y la animación musical de Pedro Dakessian, la tarde tuvo su momento máximo de emoción cuando nuestro Párroco, acompañado por nuestro Padre Obispo, Monseñor Vartan Boghossian, fue llamando uno por uno, a las esposas y/ó familiares directos los homenajeados.
A medida que fueron convocados, se les entregó una cruz Armenia, bellamente tallada y con un homenaje grabado en el dorso en reconocimiento a su tarea, junto a un Padre Nuestro en Armenio hermosamente impreso.
LaParroquia quiere agradecer profundamente las donaciones recibidas en recuerdo de aquellos que pasaron y brindaron su colaboración, así como también a aquellos que trabajaron arduamente ese fin de semana, para que esta celebración pudiese desarrollarse y llevarse a
cabo como se hizo.


LISTA DE HOMENAJEADOS

KEVORK AKRABIAN
ADOLFO ARSLANGUL
EMILIO SAMUELIAN
SARKIS SAMILIAN
JORGE SAMILIAN
JUAN CARLOS PAMBOUKDJIAN
JUAN CARLOS SISLIAN
JUAN CARLOS
TERZIBACHIAN
GREGORIO PAPAZIAN
JACOBO GRACIANO
KERLAKIAN
ANTONIO KIREDJIAN
EDUARDO PATANIAN
MOISES ASDOURIAN
GREGORIO ASDOURIAN
KEROP TUTUNDJIAN
JUAN CARLOS AKIAN
VICENTE PARSEKIAN

sitio confeccionado por: